Ecologistas en Acción lanza la campaña Quédate en tierra

Con la llegada del verano y el levantamiento del estado de alarma, son muchas las personas que comienzan a planificar sus vacaciones estivales. La reapertura de las fronteras con los Estados miembro de la UE, así como las presiones del sector Turismo, auguran un aumento exponencial del número de vuelos. Ante esta posibilidad, Ecologistas en Acción lanza su campaña #VeranoSinAviones, con la que quiere promover formas de movilidad y turismo sostenibles desde los puntos de vista ambiental, social y sanitario.

Como se ha visto durante los pasados meses, la aviación y el modelo de hipermovilidad promovido por la industria han sido una de las principales causas de la rapidez y globalidad en la transmisión de la enfermedad. Algo que podría repetirse ahora con la llegada de las vacaciones. Según el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades, “los viajes y el turismo podrían aumentar el riesgo de amplificación de la transmisión del SARS-CoV-2 por lo menos de dos maneras. La primera tiene que ver con la movilidad de las personas y el riesgo de transmisión tras la llegada al punto de destino, y la segunda con la reunión de personas en lugares como aeropuertos, complejos turísticos y sitios similares”.

Por otro lado, dentro de ese modelo de turismo el transporte aéreo representa la mayor parte de la huella de carbono del sector. En 2018 más de la mitad de todos los vuelos internacionales estaban relacionados con el turismo, según datos de la Organización Mundial del Turismo.

A través de la campaña, Ecologistas en Acción quiere poner de relieve la existencia de alternativas al avión y al turismo de masas como forma de plantear nuestro verano. La iniciativa promueve el turismo de proximidad para descubrir, a través de medios sostenibles como el tren o la bicicleta, rincones inexplorados y sorprendentes. De esta forma se contribuye además al desarrollo económico de territorios por los que el avión solo pasa de largo.

Además, la iniciativa quiere visibilizar el importante papel que juegan aquellas personas que han decidido dejar de volar o reducir sus vuelos. Para ello, la campaña busca la implicación activa de la ciudadanía mediante la firma de un “compromiso” de no volar con el fin de reducir el impacto de este medio de transporte para las personas y el planeta.